EL BIENESTAR DEL MATRIMONIO

Se ha observado que las relaciones convivenciales de los matrimonios varón y mujer, se ven afectadas por diversas razones, es decir la vida de una pareja matrimonial varía en hecho, de un lugar a otro; asi, pensamos que las regiones desarrolladas económicamente tienen configuraciones diferentes a aquellas de las regiones poco desarrolladas, y los matrimonios de las sociedades religiosas, también difieren entre si, según sus usos y costumbres.

1. FACTORES QUE GRAVITAN EN UNA RELACION

Los matrimonios de las zonas urbanas no tienen las mismas características de otros que viven en las zonas rurales, y aún en los diversos niveles citadinos hay diferencias en la convivencia matrimonial.

Ciertos rasgo dependientes economicos, educativos, sociales, religiosos, étnicos, culturales, influyen notablemente en la relación de los matrimonios. Estas razones o fuerzas proactivas se convierten en factores condicionadores o reaccionantes, asi vemos:

a) Mentalidad e idiosincracia

b) Calidad de sentimientos, temperamentos, caracter, personalidad

c) Costumbres y hábitos personales

d) Características y niveles de educación, experiencia, cultura, actividad laboral

e) Capacidad económica, dependencia y expectativas

f) Perfil económico poblacional, desarrollo económico industrial y tecnológico, recesiones comerciales, endeudamiento fiscal, pobreza, tributación

g) Calidad de servicios públicos, calidad de vida o estándar poblacional, oportunidades y participación en auto desarrollarse

h) Perfiles gubernamentales mediocres, que ocasionan pobreza, hambruna, deshabitabilidad, enfermedades endémicas y sociales, mortandad temprana, corrupciones morales, violación de leyes, religiosidad negativa, analfabetismo, desempleo, etc.

Todas estas fuerzas proactivas y reactivas influyen en diferentes maneras en las parejas; en el amor, en el tipo de unión o compromiso, en la compatibilidad y la estabilidad; en la salud, la higiene mental, en las metas y realizaciones; en los esfuerzos, la crianza de los hijos, en el clima del hogar.

Las personas, en virtud de estos factores, reaccionan y asumen diversidad de conductas, esa actitudes y gestos se mezclan, interaccionan en la pareja, y producen resultados.

2. EL LENGUAJE DEL MATRIMONIO

Dios hizo hombre y mujer, sólo existen dos sexos complementarios sexualmente y matrimonialmente; no hay niveles intermedios de géneros sexuales, y si algunos intentan promiscuir con falsas y pervertidas ideas de "las opciones sexuales" estos obran asi porque son hijos de su padre el mentiroso. Porque esa no es la voluntad de Dios ni de las sociedades sanas.

Sabemos que Dios diseño y creó organos sexuales de función específica para el hombre y la mujer, para ser usados con sabiduría, santidad, sanidad; para engendrar y concebir entre hombre y mujer, y para proporcionarse deleite y satisfaccion de sanas relaciones sexuales.

Dice " Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo, le daré ayuda idónea para él" (Gn 2:18).

En el verso 23 dice: "esta será varona, porque del varón fue tomada". Lo que significa que sólo Dios ha creado los sexos, y el hombre no puede alterar a su criterio pervertido la funcionalidad que dios destino a la naturaleza humana.

El matrimonio es la unión IDONEA de una pareja hombre y mujer, creados anatómicamente y y fisiológicamente por la sabiduría de Dios; para que se amen, se protejan, se complementen, se esfuercen, se respeten, se integren en unidad; para que tengan sus hijos, los eduquen bien, los cuiden, los amen, se regocijen con ellos.

Y constituyan de este modo una familia y un hogar en temor de Dios, sujetada a su palabra en estilo y forma de vida, para que sea próspera y feliz, y de esa manera contribuyan a formar y participar de una sociedad con sólidos valores, en justicia, amor al prójimo, respeto, libertad, y desarrollo social.

"Tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón....Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón. Porque asi como la mujer procede del varon, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios" (1Co 11:9,11,12).

La relación civil matrimonial tiene dos coyunturas, una establecida por Dios, como idóneos espirituales, por fe y por amor, esta relación es la verdadera, porque es la unión de Dios en sus hijos que le conocen y le han aceptado en sus vidas para siempre, se sujetan a la palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo que los dirije.

La otra coyuntura es la relación establecida por el hombre y la sociedad, conforme a usos, costumbres y leyes; en que la pareja interesada se sujeta por voluntad a las normas legales de la sociedad, celebrando un compromiso legal que ampara la relación afectiva de la pareja y sus derivaciones en arreglos de posesiones comunes; bajo ciertos deberes y derechos de sana conducta moral, mental y espiritual.

3. EL DIVORCIO, SOLUCION O PREJUICIO?

Por ello, cuando se habla de divorcio o ruptura matrimonial, se entiende la facilidad o salida legal que da la ley social a la voluntad de la pareja de poner fin o interrumpir ese compromiso que les ligó.

En la unión de Dios no debería haber haber divorcios desde el punto de vista espiritual, porque se trata de un pacto espiritual ante Dios, y aceptado por él; salvo las restricciones especiales que la Biblia ha contemplado para el divorcio.

Pero la unión ante Dios es un compromiso de idóneos, en que la armonía vive por la presencia del Santo Espíritu en ellos, es un compromiso ante Dios, bendecido nada menos que por Dios. De ahi que no se esperan incompatibilidades porque ello sería falta contra la santidad del matrimonio, y el cristiano no debe fallar a las bendiciones cuando estas provienen realmente de Dios.

"Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gn 2:24). Asi mismo dice "Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como asi mismo, y la mujer respete a su marido" (Ef 5:33).

Si las parejas antes de ir al matrimonio, trataran de conocerse mutuamente, de mostrarse plenamente en todos sus defectos y virtudes, de conocerse en su personalidad, caracter, temperamento; en como responden individualmente y como unidad de un binomio integrado; en saber cuan sólidamente estan sembrados los valores morales en cada miembro.

En la calidad de vida, en sus aspiraciones y metas, en sus relaciones e imagen con los padres y familiares; en cómo es la familia de cada miembro, de su idiosincracia, costumbres, formación. Tener esta información permitiría un mejor trabajo de equipo en la pareja, porque la vida matrimonial es trabajo de equipo, con metas de equipo binomial.

El desarrollo es individual a través del matrimonio, no de la propia individualidad de la persona, porque la meta es el bienestar de los esposos, del hogar, aun en los éxitos personales, porque el desarrollo personal contribuye hacia una entidad armónica, el matrimonio. desarrollo personal hace una ecuacion con el desarrollo como pareja.

El exito del hogar es la meta, y lo que individualmente se busca en logros, es para fortalecer, desarrollar y beneficiar el hogar.

4. EL MATRIMONIO ES UNA GRAN INVERSION DE VIDAS

Efectivamente,unirse es invertir una vida individualmente, para al cabo de unos años de duro efuerzo y dedicación cosechar éxitos como familia, como hogar, como pareja, como personas; cuesta mucho casarse, hay muchas oportunidades e intereses comprometidos en ese esfuerzo de ilusiones y promesas comunes.

"Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos plantas de olivo alrededor de tu mesa" (Sal 128:3).

Hoy en dia cuando algunas parejas desean adoptar niños, ellos se preocupan de investigar la historia paternal, genética, e idiosincrática, en todo lo posible acerca del niño y de sus vínculos; asi mismo, la pareja adoptante deberá demostrar idoneidad para la adopción.

"Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como sierva amada y graciosa gacela, sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre" (Pr 5:18-19).

Amigo mio, quiza su esposa por los años de trabajo, ya no tenga la figura de esa gacela, o su esposo haya perdido la figura de un apuesto alce; pero en el amor del Señor podemos seguir viéndonos con gracia y donaire. Porque si el bendijo la unión, él la mantendra como una llama viva y brillosa. Haciendo que sus ojos vean lo que su corazon ama.

Las parejas cuando se conocen y se atraen, las percepciones entran por los ojos, la fachada es lo que llama la atención y origina las ilusiones, por ello suele decirse que el amor es fantasioso y poco realista; hay ciertos rasgos de la persona que impactan a primera vista.

Lo que se lleva por dentro tarda en ser descubierto en esa relación de prueba y error que da la vida y la interrelación de las gentes ante diversas contingencias. Por ejemplo, la pulcritud no quiere decir capas de buen maquillaje, de llamativo e insinuativo vestir, o estudiadas poses al caminar.

Pero puede significar, manos y uñas limpias, cabello y cuerpo aseado, traje bien planchado y limpio, zapatos lustrados. El baño diario es parte de una vida saludable y de respeto a los demas; la presentación, los modales, la sonrisa, el bien hablar. Además de la actitud positiva, el trato cortés y tierno, los preámbulos de cariño, el cuidado, la ayuda, todo eso da sensación de auténtica pulcritud y sana convivencia.

Si esta apariencia llevada quizá en la etapa de enamoramiento y noviazgo, dejara de practicarse en la vida del matrimonio, despues de algun tiempo, es porque ello no era un buen hábito cultivado desde la niñez en la persona, y solamente se trató de un disfraz para impresionar a la otra persona; asi como en otros hábitos que fueron abandonados poco tiempo después de casarse.

5, EL MATRIMONIO, OFERTA Y DEMANDA

Cada individuo aporta a la union no solamente su dote, capacidades económicas, empleo, relaciones, parentela, hábitos; es la persona y todo lo que ella representa individualmente como ser humano en toda su potencialidad espiritual; esta es la oferta, lo que aporta al matrimonio, y esta oferta amigos hay que evaluarla y conocerla a fondo para no cometer errores.

Hay iglesias que tienen programas de orientación pre matrimonial, son conferencias vivenciales acerca de la palabra de Dios y su aplicación práctica en el matrimonio, considerando todas las áreas del hogar y de la vida de compañeros; estos diálogos son dirijidos por esposos con años de exitosa experiencia matrimonial, que enseñan a los futuros esposos acerca de la vida del matrimonio cristiano.

Hay matrimonios en que la pareja lleva control de sus ingresos separadamente, individualmente, y esa es una política que lleva a administrar financieramente el hogar en forma dividida; cumpliendo cada uno con determinados gastos, en una suerte de compromiso de gastos pero sin una meta de unidad específica.

Esta por cierto, no es una práctica positiva de unidad y de comunión de esfuerzos; porque el esfuerzo es transitorio, destinado sólo para cumplir con las deudas comprometidas, pero no tiene un propósito de mantener unidad financiera para propósitos comunes y de mutua participación.

La palabra enseña que el matrimonio es una sola carne, y eso significa unidad en todo, unidad en objetivos, en bienes, en prosperidad, en recreación, en desarrollo y participación. Dice la palabra "Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas todas las riquezas de pleno entendimiento" (Col 2:2).

Cuando el Espíritu Santo mora en un hogar, podrán haber problemas de supervivencia, como los hay para la mayoría de hogares; pero problemas de convivencia deberían haber muy escasos, y si los hubieran, serán resueltos biblia en mano y en oración; porque en la pareja cristiana ambos tratan de agradarse mutuamente para el Señor. "Pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de como agradar a su mujer" (1Co 7:33-34).

6. EL VARON CABEZA DE DOS VIDAS EN EL AMOR CRISTIANO

Cuando la palabra dice que el marido es cabeza de la mujer, asi como Cristo lo es de la iglesia, y Dios de Cristo (1Co 11:3 y Ef 4:23). No se trata de una versión machista, lo que dice la palabra es que debe existir un orden, una autoridad para que ese ordenamiento camine correctamente organizado y disciplinadamente.

Como bien vemos en "Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles" (1Co 11:10). Se está refiriendo al principio de autoridad para que las cosas marchen exitósamente. la administración del hogar puede estar en manos de los dos, esposo y esposa, con tareas específicas; de igual manera, es conveniente que las decisiones se hagan con participación y diálogo para el mutuo acuerdo.

En donde el diálogo sea un instrumento para la toma de decisiones, comunicándose con transparencia y precisión. Cada persona en el matrimonio tiene un rol o función que desempeñar, pero hay un jefe del hogar, y sólo Dios sabe por qué le dio ese rol al varón; asi como le ha dado a la mujer la capacidad de gestar y dar nacimiento a los hijos, de amantarlos; estos roles de la mujer son maravillosos, como lo es el amor maternal; sin embargo, la educación de los hijos compete a ambos padre y madre.

7. EL SINERGISMO DEL MATRIMONIO

El matrimonio es sinónimo de trabajo de equipo, de esfuerzos corporativos y mancumunados, de solidaridad; para pensar, para amarse, para actuar con provecho y eficacia. Esto quiere decir de que la pareja debe prepararse para funcionar como equipo matrimonial, y en esa tarea requiere madurez emocional y espiritual para la madurez individual y de equipo; preparando el camino para la venida de los hijos, constituyendo una familia armónica en Jesucristo.

"Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada" (Tito 2:4-5).

Siendo el matrimonio una institución creada por Dios, el bendice la unión idoneidad de la pareja, en un pacto o convenio de las partes y aceptado y bendecido por Dios. De ahi que la idoneidad bíblica es la afinidad espiritual entre las personas salvas por Jesucristo, y que se sujetan a la palabra de Dios.

"Asi que ya no son mas dos, sino unas sola carne, por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Mt 19:6). "Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová" (Os 2:19-20).

8. LA IMPORTANCIA DEL MATRIMONIO DE DIOS

El matrimonio de Dios es una institución divina, es la base de la familia, de la iglesia, y de la sociedad. Es el medio a través del cual el amor de Dios se hace realidad viva en la familia y en aquellas sociedades sujetas a el, y asi mismo a su plan de salvación.

Es además el medio para perpetuar la especie humana, y regular la capacidad sexual en la pareja hombre y mujer, finalmente, es el medio para el desarrollo de la vida cristiana familiar.

La pareja desde mucho antes de su matrmonio debe saber identificar ciertos factores y posibilidades de compatibilidad, de modo que al matrimonio se llegue en condiciones de idoneidad y preparación. Los siguientes son los factores como fuerzas proactivas y reactivas que deben ser considerados en una unión matrimonial saludable:

- Afecto: amor, cariño, bondad, dadivosidad hacia el cónyuge, es el sentimiento que une.

- Alegría: gozo espiritual, felicidad, placer de la vida juntos.

- Amistad: estima, aprecio, compañerismo, es la base del amor matrimonial.

- Enamoramiento: agrado, atracción, fantasía, ilusión, gusto de la persona y de sus cosas.

- Colaboración: apoyo, servicio, entrega, soporte, solidadridad, esfuerzo.

- Comunión con Dios: Presencia del Espíritu Santo en las vidas y en el hogar.

- Conocimiento de la persona: en su personalidad, caracter, temperamento.

- Compatibilidad: entendimiento, afinidad de preferencias, hablar un mismo lenguaje en la relación.

- Fidelidad: confianza, integridad al ser amado.

- Madurez: equilibrio emocional, mental, y espiritual.

- Paz: tranquilidad, cordialidad, armonía, serenidad interior.

- Respeto: atención, buen trato, disciplina, orden, justicia, afabilidad.

- Sexo: en el matrimonio debe haber ternura, respeto, complacencia, llenura, franqueza, concordancia, santidad.

- Unidad: de objetivos, de dirección, de actuar, de posesiones.

Seguramente habran más factores necesarios para que la pareja sea feliz y tenga bienestar, pero lo importante es ponerlos en práctica, visualizando un marco de actuación para la pareja. Cuando algunos de estos factores fallan, hacen fallar también el matrimonio, el cual es como una máquina muy fina a la que si no se le da buen mantenimiento, entonces empieza a fallar hasta que se detiene.

Por ello la biblia, y la presencia del Espíritu Santo alimentan la felicidad del hogar, dan fortaleza y esperanza en tiempos difíciles y permiten obtener una mejor calidad de vida cristiana para construir sociedades sólidas en valores.