LOS HIJOS DE DIOS

La palabra de Dios dice textualmente de quienes son considerados para El hijos de Dios, y de quienes no lo son. Para que el mundo no se engañe, no se confie, de que Dios pueda ser aceptador del pecado, de la injusticia, de la idolatria, del paganismo, y de las tradiciones humanas; pretendiendo desconocer o someter la palabra de Dios que es voluntad de Dios para ser obedecida cerradamente por el hombre, porque es Ley de Dios que legisla la vida del hombre frente a Dios.

QUIENES SON HIJOS DE DIOS?

"Mas a todos los que le RECIBIERON, a los que CREEN en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varon, SINO DE DIOS" (Jn 1:12-13).

"El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la CIZANA son los HIJOS DEL MALO" (Mt 13:38).

"Esto es: no los que son hijos segun la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos segun la promesa son contados como descendientes" (Ro 9:8).

Quien afirma conocer a Cristo, es aquel que conoce al Padre, es aquel que CREE que la palabra es verdad absoluta de Dios, es aquel que es guiado por el Espiritu de Dios, esos son los hijos de Dios.

Porque conforme a los propositos de Dios, sus hijos fueron llamados y predestinados para doblar rodillas ante el Santo de Israel, el Señor de señores, Rey de reyes. Reconociendo y haciendo la voluntad de Dios que es haciendo el bien, haciendo cayar la ignorancia de los insensatos; siendo siervos de Dios, y viviendo en la libertad que Dios ha proveido a sus hijos.

QUIENES NO SON HIJOS DE DIOS?

"El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es NACIDO de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los HIJOS DEL DIABLO: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios" (1 Jn 3: 8-10).

No es hijo de Dios quien no profesa su nombre, quien no se identifica completamente con la palabra, quien especula con las enseñanzas de Cristo, quien no lleva en su vida el fruto del Espiritu Santo.

Y cuyos frutos personales no son agradables a Dios, aquellos que aprueban y practican las injusticias, y que respaldan al mundo inconverso a ignorar o cuestionar el poder salvifico de Dios; aquellos tibios que viven de espaldas a la justicia, y al temor a Dios. Los que andan en los placeres de la carne, y de obtener cosas faciles.

"Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis. ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios" (Jn 8:44).

QUE HACEN LOS HIJOS DE DIOS?

Quien se estime de ser hijo de Dios es obediente a la palabra de Dios, la PRACTICA en su vida diaria, hace una forma de vida de la biblia para el y su familia, su hogar.

No la TUERCE, no la SUBESTIMA a las tradiciones y creencias humanas. Solo sigue la voz de Dios, no sigue imposiciones ni doctrinas humanas de religiosidad. No escucha voces ajenas a Dios. Porque la palabra dice tambien que las ovejas del Señor solo oyen su voz y la conocen.

10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. 10:16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. (Jn 10:1-18).

El hijo de Dios es LIBRE por Cristo e hijo de Dios por Jesus, de quien esta revestida su vida; este demuestra en sus actos su madurez espiritual, su autentico caracter cristiano, es testimonio vivo en su comunidad social, en su hogar, con su familia, asi como en su demostrado amor y servicio al projimo.

El Señor nos bendiga.