LA ENVIDIA HUMANA

En la vida humana existen muchas anormalidades o disfunciones de conducta que pasan desapercibidas pero son cotidianamente domesticas; y que son complicadas pero interesantes de identificar, e interelacionarlas con fines de una didactica de evangelismo preventivo para la vida cristiana.

Es el caso de la envidia, la arrogancia, el egoismo, la gula, y el temor; si nosotros lograramos conocer el origen y los mecanismos de estas anormalidades espirituales; es posible que podriamos resolverlos para favorecer y enriquecer nuestra vida cristiana.

Que es la envidia? Revisemos (Job 5:2) " Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia".

Tambien veamos (Pr 14:30) "El corazon apacible es vida de la carne, mas la envidia es carcoma de los huesos".

La envidia es la actitud negativa, de sentimiento de recelo y frustracion hacia lo ajeno; en terminos de la imposibilidad de poseer bienes, progreso, logros, talentos, habilidades, posiciones,honores, afectos, sentimientos, y capacidades ajenas.

La envidia es una manera ademas de reconocer cierta codicia o ambicion, cierta incapacidad; es aquella INCOMODIDAD que nos causa la condicion o posicion de otra persona, por lo general vinculada a nosotros de alguna manera; tal es el caso de vecinos, parientes, amistades, colegas, conocidos.

Espiritualmente la envidia es un pecado de codicia que suele acompañar al pecado de celos; el cual viene a ser esa inquietud, sospecha, o suspicacia; por sentimientos, afectos, y preferencias de las personas hacia otras direcciones o tendencias de cosas, asuntos o sentimientos.

No confundir con el celo, que es una actitud positiva, (siempre que no exagere) que significa el cuidado, el esmero, la diligencia, la presteza o solicitud que tiene una persona para atender o resolver sus asuntos con diligencia.

En el libro de (Pr 27:4) dice " Cruel es la ira e impetuoso el furor; mas qué podrá sostenerse delante de la envidia?". Lo cual nos dice cuan terrible y nociva es la envidia.

Y en el libro de (Ec 4:4) dice "He visto asi mismo que todo trabajo y toda evidencia de obras despierta la envidia del hombre contra su projimo. Tambien esto es vanidad y afliccion del espiritu". Preciosa verdad.

Creo que si las gentes supieran como se originan sus misconductas, ellos tratarian de evitarlas, neutralizarlas o controlarlas, evitando que se materialicen; a esto es lo que llamamos evangelismo preventivo en la vida cristiana.

El evangelismo preventivo y correctivo es el proceso de aplicar la Palabra de Dios al desenvolvimiento diario de nuestras actividades; siendo hacedores de la Palabra, perfeccionando cada paso, cada accion, cada pensamiento, cada sentimiento. Hay que barnizar nuestras vidas con la presencia del Espiritu Santo en nuestros corazones.

Cómo se origina la envidia? Esta se produce por efecto de un desencanto o defraudacion en la autoestima o amor propio del individuo; por la autovaloracion o autoapreciacion inexacta que tenemos de nosotros mismos. Tambien porque ciertas expectativas quedaron frustradas, y la reaccion o respuesta del individuo no se ajusta a un entendimiento racional dentro de una realidad que se vive.

Muchas veces estamos sobre o debajo de esa autoestima, saliendonos de nuestra propia realidad de las capacidades que realmente poseemos, y de lo que la vida nos esta deparando. Esa no aceptacion de nuestra realidad en el sano principio de humildad y mansedumbre genera esa actitud negativa de desear obcecadamente lo ajeno.

Vemos en (Ef 4:22-24) " En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espiritu de vuestra mente, y vestios del nuevo hombre, creado segun Dios en la justicia y santidad de la verdad".

El no creyente, el no salvo en Cristo, obviamente sucumbira a la tentacion de ser tenaz en los deseos engañosos, de pretender romper su realidad para aspirar a aquello que no posee y esta lejos de su capacidad.

Cómo opera la envidia? Encontramos en (Mt 20:13-15) una significativa ilustracion "El, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo no te hago agravio; no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. No me es licito hacer lo que quiero con lo mio? O tienes tu envidia, porque yo soy bueno?

Por que sintio envidia y celos el obrero?, porque el aspiraba a los mismos derechos, valorandose igual al otro, pero no entendiendo, que la valoracion y la decision del rendimiento de trabajo provenia de otra persona superior que era el patron.

La envidia tiene un mecanismo que penetra en el alma y la mente como una situacion, pero que la persona la hace pecado dentro de si. Veamos:

1. Ciertas situaciones, hechos o condiciones externas al ser percibidos por nuestros sentidos, afectan bnuestra autoestima o amor propio.

2. Este hecho, ya en el interior del individuo, actua en tres esferas:

a) Nivel de pensamientos: aqui produce ciertas imaginaciones, juicios y razonamientos que originan concupiscencias y malas intenciones.
b) Nivel de sentimientos: se originan impactos de frustracion e insatisfaccion, generando sentimientos de celos, envidias, egoismos, soberbia, rencoores, iras, amarguras, etc.
c) Nivel de actos; cuando la situacion que afecta sobrepasa los dos primeros niveles; entonces se convierten desaires, sarcasmos, desplantes, hipocrecia, adulacion, mentira, cinismo, calumnia, y hasta acciones de daño fisico.

3. Los factores o situaciones que originan el pecado de envidia, condicionan a su vez, el tamaño de la envidia y el tamaño de la respuesta; dependiendo ademas de estos otros cuatro elementos:

a) Personalidad de la persona afectada por la envidia.
b) Cultura y educacion de esta persona.
c) Calidad espiritual de este individuo.
d) Calidad de valores morales y eticos.

Como se puede neutralizar la envidia?

En el Libro de la sabiduria o de las Alabanzas, en el (37:1-11) dice "No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. Porque como hierba seran pronto cortados, y como la hierba verde se secaran. Guarda silencio ante Jehova y espera en el. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades. Pues de aqui a poco no existira el malo, observaras su lugar, y no estara alli. Pero los mansos heredaran la tierra, y se recrearan con abundancia de paz".

En verdad, hay tantisimas ocasiones en que observamos con estupor o sobresalto, las injusticias que se dan en la vida; sea porque gente indigna es prosperada o aliviada; o porque gente incapaz es favorecida en muchos aspectos.

Esta sociedad no guarda equilibrio en las actividades y vivencias que se producen en ella. La palabra dice que vivimos en este mundo, mas no somos espiritualmente de este mundo.

Por lo tanto debemos aprender a sobrevivir en un mar de injusticias sociales; a enfrentar las dificultades, y a saber sobreponernos con caracter crisitiano genuino en todas estas experiencias injustas que sobrevienen y afectan severamente nuestra salud espiritual.

En ese sentido, convendria tomar en cuenta las siguientes pautas:

1. Bloquear el sentimiento de envidia, enfrentando con sinceridad en nuestro corazon su presencia; no escondiendolo ni evadiendolo; porque la tentacion externa no es pecado. Nosotros mismos no podemos engañarnos si queremos; por consiguiente no permitamos que se almacene en nuestro ser. No enmascaremos la envidia con la actitud de orgullo, sobrestima, e indiferencia.

2. No tomar repuestas en la mente, el corazon, y menos en los actos. La envidia, cuando se anida, hay que removerla. Tenemos que controlarnos y admitir la incomodidad que nos causa. Debemos aceptar nuestras limitaciones, asi como las imperfecciones de la sociedad; pidiendo al Espiritu Santo que more en nuestros corazones.

3. Enriquecer nuestra vida espiritual a traves de nuestras relaciones y de nuestras actividades, sirviendo al projimo, haciendo caridad y servicio social. Pidiendo al Señor que nos de amor de projimo, tolerancia para soportar las debilidades ajenas, y control para no contaminarnos. Hay que orar por los demas, y la palabra aconseja que " haciendoles el bien hazcuas de fuego amontonaras sobre su cabeza, no seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal" (Ro 12:20).

4. Aprendamos a entregar todo al Señor; el es justo, sabio, y oportuno. Confiemos en el, que el trabaje por nosotros, mientras nos entregamos en oracion y en servicio a su obra.

La vida del cristiano es estilo de vida, es testimonio en Cristo Jesus, es pulcritud espiritual delante del Señor y ante los ojos del mundo, es ser barnizado por los dones. Siendo el cristiano, el mismo, en un corazon abierto y transparente, caminando en la palabra de Dios y en la presencia del Espiritu Santo.

Dice (1Co 13:4) "El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor".

El Señor nos bendiga.