EL CAMINO A LA LIBERTAD HUMANA

Cristo es sin duda alguna el camino a la libertad verdadera, hay otros caminos y otras clases de licencias disfrazadas con el nombre de libertad, como el libertinaje en las conductas humanas.

Solo Dios puede otorgar una libertad completa, perfecta, que encuadra acciones virtuosas que tienen como proposito la salvacion del hombre, y su virtuoso testimonio en la tierra de su entrega a Dios.

Todo las demas modalidades de conducta tienen formas de libertad, matices que juegan o disfrazan la libertad, y una de sus formas es la llamada democracia humana.

El hombre reclama hacer lo que le viene en gana, atropella, abusa, crea injusticias contra el orden social y moral que el mismo ha impuesto.

No puede existir libertad plena como la cree tener el hombre, porque los actos de los hombres son imperfectos, en ellos hay faltas que hacen de su libertad una inexacta manera de administrar sus actos.

Solo Dios puede otorgarnos convenios y administraciones perfectas, en donde la justicia divina se manifiesta por el amor de Dios, por su misericordia, y por su poder.

Acercarse a Dios, y vivir una vida plena en el, es alcanzar esa ansiada libertad por la que los humanos suelen matarse.

Dios ha establecido sus caminos, no caminos de hombres, sino caminos de sabiduria divina que conduciran a llegar algun dia a su maravillosa presencia, junto a el no habran mas injusticias, no mas pleitos entre sus creaturas, no mas hambre, no mas pobreza; porque el sera todo para todos, toda necesidad sera llenada en su santo y eterno amor.

Buscar y encontrar a Dios es un arte y una disciplina que no todos hemos logrado ni lograremos en el curso de nuestras vidas terrenales; caminar en Dios requiere de ciertos atributos y meritos que el Espiritu de Dios otorga y moldea en la raza humana que lo busca arrepentida y humillada, y es verdad innegable que en Jesucristo esta ese enlace ineludible.

No hay otros medios o maneras, quien lo afirme esta en un triste error que solo puede enganar a la mentira misma. La libertad verdadera esta en Jesus, y el libro santo asi lo enseña.

"Dijo entonces Jesus a los judios que habian creido en el: Si vosotros permaneciereis en mis palabras, sereis verdaderamente mis discipulos; y conocereis la verdad, y la verdad os hara libres" (Jn 8:31-31)

El Señor nos bendiga