LA UNIDAD DE ACCION

Ya habiamos comentado en otro articulo sobre la caracterizacion del romanismo a traves de la unidad de su organicidad, unidad doctrinal, y unidad de funcionamiento. Contrastado con la caracterizacion tambien del cristianismo evangelico en su unidad como cuerpo de Cristo, unidad doctrinal biblica, y unidad de accion en el Espiritu Santo.

Y concluimos tambien que el cristianismo evangelico tenia una gran rasgadura en su estructura corporal y espiritual, que se expresa en su antagonico denominacionalismo, en el debilitamiento de su cuerpo de Cristo, y en la ineficacia de la unidad de accion de sus propositos.

En el presente articulo, vamos a analizar y exponer las expectativas de lo que podria lograrse en la unidad de accion del cuerpo de Cristo, y del cristianismo particularmente en latinoamerica; entendiendo que unidad es articulacion de partes y del todo, auto identificacion, participacion, promocion, y realimentacion; en el credo, fe, o doctrina.

Precisando ademas, que el cuerpo de Cristo esta constituido por todos aquellos miembros que aun siendo de diferentes denominaciones, podrian guardar una unidad de auto identificacion, aunque no manifestada (eso solo lo sabe Dios), en tres aspectos esenciales:

- Unidad de Espiritu de Dios.
- Unidad de Doctrina biblica.
- Unidad de comunion corporativa o congregacional.

Se de muchos cristianos que perteneciendo a diferentes denominaciones, tienen comunion interdenominacional en esos tres aspectos mencionados; y es lo que se espera en el futuro, que ellos sean el punto de partida para una conciliacion del cuerpo de Cristo, dejando de lado, y para practica intradenominacional, sus propias doctrinas o criterios denominacionalistas; pero que en la unidad del cuerpo del Señor sostengan y practiquen aquellos aspectos que nos hacen unidos a los miembros en Cristo Jesus, como iglesia universal.

El movimiento cristiano como tal, esta constituido tambien por el resto de cristianos o simpatizantes, que forman parte tambien, y de alguna manera, del cristianismo como movimiento de fe o de credo, no esencialmente practicantes o de fidelidad biblica doctrinal. A quienes la Biblia llama tibios, y a quienes solo Dios puede censurar.

El reformismo protestante (1300) y la contrareforma catolica (1500), no fue otra cosa que un trascendente movimiento cristiano que estuvo en contra del catolicismo imperial romano, la teologia medioeval, y su ineficacia de estos, para andar biblicamente en los caminos de Cristo.

Pero lo resaltante de este movimiento fue el retomar los caminos extraviados de la iglesia primitiva apostolica, como unidad en el cuerpo de Cristo, sostenidos en la Palabra de Dios como unidad doctrinal, y teniendo como centro y soporte de la unidad de accion a Jesucristo.

Frente al cristicismo racionalista biblico, siempre ha aparecido el avivamiento del Espiritu de Dios, como dice el libro santo "Donde esta el sabio? Donde esta el escriba Donde el disputador de este siglo? No ha enloquecido Dios la sabiduria del mundo? Pues ya que en la sabiduria de Dios, el mundo no conocio a Dios mediante la sabiduria, agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicacion" (1Co 1:20,21).

Cuando el hombre ha abierto su corazon mansamente, doblado sus rodillas humildemente, se ha arrepentido, y se ha dejado llevar por el Señor, el Espiritu de Dios se ha movido tremendamente; asi lo hemos apreciado particularmente en el siglo pasado, en que el Espiritu se ha manifestado carismaticamente en el mundo.

El avivamiento de Dios asi ha sido observado, aunque a muchos les incomoda y se esfuerzan en negarlo o criticarlo; pero el movimiento llamado pentecostalismo (moderado), no refleja otra cosa que la preocupacion de Dios de retomar a sus hijos, hacia las fuentes biblicas en una unidad de su Espiritu.

El cuerpo de Cristo, o iglesia del Señor, tiene tres aspectos esenciales en su desarrollo:

- La evangelizacion o promocion de la Palabra.
- La educacion o formacion en la doctrina biblica.
- La formacion de sus miembros; asi como la comunion o unidad espiritual de sus miembros.

De otro lado, los objetivos del cristianismo son: l

- La salvacion de la humanidad en Cristo y por Cristo Jesus.
- Enseñar la Biblia, que es poder de Dios para salvacion de la humanidad.
- Forjar y formar a los miembros del cuerpo, para que a traves de la Palabra, adquieran un adecuado nivel de calidad de vida, sean estos buenos miembros de su familia, sepan administrar sus hogares, y se conviertan en ciudadanos probos y habiles a su entorno social.

Una de las inconveniencias del desarrollo social cristiano en latinoamerica y en el mundo, es que sus miembros a pesar de estar trabajando arduamente en la expansion del evangelio, y ello ha quedado materializado en los ministerios de misiones transculturales; mas aun, con las innovaciones y aplicaciones de la tecnologia al trabajo ministerial; sin embargo, el trabajo cristiano tiende a diluirse y a hacerse esteril, y esto, por razon de que en la accion del cuerpo de Cristo, no solo hay carencia de unidad en sus aspectos esenciales, sino ademas, de un consenso y realizacion de propositos u objetivos del cristianismo como fe.

Los objetivos del cristianismo no estan claros dentro y fuera de "nuestro" denominacionalismo; no solo es cuestion de propagar la fe y la doctrina, de fomentar instrumentos que la fortalezcan; si acaso, no estamos pensando y preocupandonos de perfeccionarla, de hacerla madurar en nuestras propias vidas.

Sino ademas de trabajar de acuerdo a nuestras peculiares realidades, idiosincracias y recursos en la promocion del evangelio, porque la importacion o imitacion de metodologias foraneas suelen ser ineficaces a las autenticas realidades regionales misioneras, las cuales adolecen de dinero, pero tienen gente preparada nativa que conoce muy bien su cultura.

Por otro lado, una de las realizaciones vitales de la doctrina cristiana ha sido ponerla en accion; aunque sin armonia en cuanto a unidad de criterio, unidad de instrumentos, y especialmente en unidad de objetivos. Si no hay unidad en las bases doctrinales programaticas, menos habra unidad en la accion o funcionamiento; y por ende, los resultados, tampoco tendran tal unidad de rendimiento esperado.

Tal vez esa armonia ha existido en solamente en el consenso de la propagacion de la fe, mas no en su fortalecimiento; porque el fortalecimiento de la fe es por la presencia del Espiritu Santo en las vidas de los miembros del cuerpo de Cristo, y para ello, hay que aceptar y poner en practica los DONES y FRUTO, porque sin ello, no hay desarrollo MINISTERIAL, mejor dicho, las OPERACIONES no lograran ser implementadas exitosamente.

Si los objetivos no tienen unidad de concepto, menos la accion podra tener la unificacion de los engranajes, a fin de que esa gran maquinaria funcione fluidamente, articuladamente, armonicamente, lubricadamente, eficazmente.

Por esa razon, en mi anterior articulo tome prestado el concepto de la eficacia del romanismo en su expansion mundial, solo como una figura metodologica, y guardando las debidas distancias con el cristianismo evangelico .

Los hijos del Señor, tenemos que establecer, y con el buen uso de la moderna tecnologia, objetivos fundamentales en el cristianismo, que tengan unidad no solo de doctrina, sino de propositos programaticos, para que la accion ministerial puesta en marcha, alcance altos niveles de perfomance en la expansion del evangelio.

Pero de tal modo tambien, que la Palabra sirva para "resolver" problemas de la vida diaria de la gente, que la Palabra enseñe y ayude a vivir y convivir mejor a la gente, para que el Espiritu Santo enseñe como amar al projimo de verdad, para que la humanidad aprenda a hacer caridad social por Cristo Jesus.

Para que la docctrina no sea solo "teoria" o "teologia" vacia e ineficaz que se predica en los pulpitos y plazas, sino sea la Biblia testimoniada productivamente, vivida, transpirada por los poros; no fanaticamente interpretada, sino de conviccion racional tambien; para que los ojos, oidos, y dedos del mundo no tengan de que señalarnos, y seamos luz y sal al mundo, y fragancia exquisita a los ojos de Dios.

Esa es la unidad de accion y de solidaridad del cuerpo de Cristo que postulamos, con o sin denominacionalismo; para que su cuerpo este unido sincronizadamente por las coyunturas, y cada miembro haga con eficacia de aquella su vocacion, una realidad para servir a la sociedad en fidelidad de Cristo, unidos en su amor y doctrina por el Espiritu de Dios.

El Señor nos bendiga