PRESENTE Y FUTURO DEL CRISTIANISMO

Para los cristianos biblicos, o sea, la verdadera iglesia y cuerpo de Cristo, los exclusivos hijos de Dios, los unicos hermanos en Cristo Jesus; aquellos que son salvos por fe en Cristo, y que se ajustan exclusivamente a la Palabra de Dios, y que viven en comunion plena de santidad con Cristo; para ellos, no existen controversias entre los conceptos de teologia y doctrina cristiana.

Porque estas distinciones se aprecian mas en el aspecto tecnico, cuando hay que escudriñar la verdad, aunque jamas, la doctrina es entendida en una posicion impositiva, de interpretación privada; ni tampoco la teología tiene una autoridad verticalista, irrefutable, axiomática, ni discriminadora, antes bien se desmenuza, concilia y sustrae a la doctrina bíblica en última instancia.

Para ellos la verdad proviene de la autoridad biblica, sobre la cual necesariamente se basa una doctrina eclesiastica sana. En buena cuenta, la autoridad biblica tiene mando sobre la autoridad eclesial, sobre la teología humana; porque ella es el Verbo, es Dios inmanente en la misma naturaleza bíblica.

Porque la Palabra de Dios es el Verbo efectivamente, el Espíritu de Dios legislándola, la autoridad suprema en donde estan contenidas todas las verdades, revelaciones, misterios y voluntad de Dios. Jesucristo siendo cabeza de su iglesia o cuerpo, sostiene Su mando sobre su divinidad y Su palabra, que es la Biblia.

Ella es el instrumento y ley de Dios para normar la vida y salvacion de los humanos, y del CUERPO DE CRISTO, o sea, su iglesia, y de todas las piedras vivas que son los salvos en Cristo Jesus, independientemente de cualquier denominacionalismo cristiano.

La teologia es el estudio sistematico sobre los asuntos de Dios, es hablar de Dios, pero metodologica y humanamente. Por consiguiente, las conclusiones doctrinales derivadas del estudio teologico, como consideran los cristianos biblicos, estara siempre abierta al debate, e intercambio de posiciones positivas y edificantes; nunca podrá ser la última versión indiscutible.

No habra nada que sea aceptado como axiomatico, a ciegas y sin razonamiento, salvo aquellas verdades incomprensibles al entendimiento humano, y que estan soportadas por la fe y creencia que se deriva del amor a Dios.

De otro lado, la lectura, estudio, e interpretacion de las Sagradas Escrituras, no es un privilegio, responsabilidad, o autoridad otorgada, a un ser humano en especial o especificamente, ni a magisterios religiosos; mas bien, es un acercamiento abierto y directo, en la direccion del Espiritu Santo, a toda persona que en piadosa actitud desee tomar la Biblia para conocer a Dios, y regular su vida ante El.

Para la teologia romana, su doctrina no biblica, representa la ensenanza oficial y no refutable de su iglesia, y que debe ser creida cerradamente por sus fieles, bajo apercibimiento de caer en falta. Es una doctrina intemporal, vertical, impositiva, y extremadamente autoritativa, diriamos dictatorial.

En ese enfoque, el dogma, no es en si mismo, una conclusion teologica, mas bien una verdad supuestamente revelada por Dios, y declarada e impuesta como verdadera por la enseñanza oficial de la iglesia romana.

Por consiguiente, a diferencia de los cristianos biblicos; la doctrina y el dogma romanista, no estan abiertos a debate o razonamiento de contraste. Es y debe ser aceptado sumisamente, aceptando que sus clerigos representan a Dios, Su voluntad, y Su verdad.

En razon de que su jerarquia eclesial considera ser autoridad divina mas que suficiente, para que su doctrina y dogma sean estimados como verdades irrefutables.

En forma tradicional, el romanismo, en el aspecto practico, no ha tenido como proposito, que su teologia llegue a conclusiones doctrinales derivadas del libre ejercicio del confrontamiento Biblico, en la sana deliberacion, recto entendimiento, y correcta interpretacion de sus fieles.

En razon de que estas creencias y afirmaciones ya han sido declaradas, sacramentadas, y aceptadas como verdad de su iglesia a traves de sus decretos, de sus concilios, y tambien por declaraciones y ordenes papales. Osea, no hay lugar, a que los fieles hagan ejercicio de su libertad de analisis y discernimiento personal, en los asuntos de Dios. Hay alguien, representante divino, que tiene esa tarea de pensar y legislar por los fieles.

Recordemos que el papa tiene un magisterio eclesial verticalmente autoritativo e incuestionable, no discutible sobre su iglesia. Porque a el se le irrogan atribuciones y representatividad divina.

Despues de la Reforma, la meta de esta teologia, no ha sido que la doctrina y el dogma lleguen a terminos de definiciones doctrinales.

Mas bien, la meta ha sido apoyar teologicamente el dogma y la doctrina como verdades incontrastables por la autoridad de la enseñanza de la iglesia romanista, o sea, el magisterio eclesial romanista.

Como es obvio y entendible, esta teologia dogmatica romanista ha sido entendida como una función interpretadora, conservadora y apologetica por lel mundo cristiano biblico, quienes han cuestionado esas verdades abiertamente, y puesto en duda aquellas enseñanzas adulteradas de la iglesia romana.

Otro instrumento que da soporte a esta teologia dogmatica romanista, son las tradiciones; las cuales intentan validar el dogma "maniobrando" las Sagradas Escrituras y a las tradiciones mismas. Aunque, y evidentemente, torciendo, y manipulando la Biblia a sus intereses sesgados.

Tradiciones estas que se derivan de practicas y costumbres paganas que en el correr de los siglos se establecieron como tradiciones acumuladas; las cuales sin duda alguna provienen del sentimiento humano o de supersticiones idiosincraticas de los pueblos paganos en muchos casos.

Esta validacion de tradiciones intenta basarse al hacer un paralelismo en simultaneo y justificatorio; entre las fuentes escriturales, los propositos reales de la historia romanista, y las acciones papales o conciliares del pasado.

Especialmente, porque estas acciones son consideradas las verdades fundamentales de la doctrina romana, que no dan lugar a revision, sino a una cerrada y fanatica aceptacion y obediencia radical por parte de sus fieles; quienes lo aceptan sin razonamiento, analisis, o dialogo alguno debido a su sectarismo e ignorancia de las Sagradas Escrituras.

En el caso de los cristianos bíblicos, las fuentes escriturales sirven para un procesamiento teologico y abierto, que lleve a alcanzar conclusiones validas y verdaderas. Analizables, especulables y dialogables.

En cambio, para la iglesia romana, las fuentes escriturales sirven solo y exclusivamente; para refrendar una conclusion ya asumida, sellada, aceptada, e irrefutable. Que es tradicional, verdadera y final, como consideran el dogma y la opinion de su maxima autoridad papal.

En otras palabras, las Sagradas Escrituras son subordinadas y acomodadas a la regla del dogma, la fabula, y de las tradiciones, y en ese sincretismo mundano se obtiene una doctrina y teologia que refrenda las supuestas verdades de la iglesia romana.

Tetralogia esta de dogma, tradicion, doctrina y teologia; que da el soporte apologetico al costumbrismo y folclor religioso del catolicismo romano.

Otro aspecto interesante de resaltar en estas diferencias teologicas, es el aspecto especulativo, de la aplicacion del razonamiento humano, como unico instrumento para llegar a una verdad revelada de Dios y expresada y sellada en el dogma.

Al propio estilo escolastico y kantiano, en la conviccion de que para alcanzar el conocimiento y las verdades de Dios, se hace a traves, y solamente del uso de la razon.

Para los cristianos biblicos, la captacion del conocimiento de las cosas de Dios se hacen tambien por el buen uso de la razon y el sano albedrio que Dios nos ha dado a los humanos; pero ademas, por una actitud virtuosa y de comunion plena con Dios; y mas aun, lo esencial; la direccion, la enseñanza y guia del Espiritu Santo, requisito este ultimo con el cual se confirma aquello de:

"Destruire la sabiduria de los sabios, y desechare el entendimiento de los entendidos. Donde esta el sabio? Donde esta el escriba? agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicacion......Pero Dios nos la revelo a nosotros por el Espiritu; porque el Espiritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios".

De este modo llano, sencillo, entendemos que la posicion de la teologia romana difiere con la de los cristianos biblicos; y grande y magnificadamente alejada; porque tanto la meta como la funcion del proposito de la teologia dogmatica romanista, asume una conclusion o dogma, a la cual se le aplica la teologia escolastica, para poder sostener y dar soporte al fundamento (tradiciones) sobre la cual descansa su dogma.

En el enfoque crisitano biblico, las cosas de Dios y su sabiduria, son primero y ante todo espirituales, y solo sostienen afinidad y provision de revelacion y entendimiento con las personas cristianas que viven en plena comunion, virtuosidad, y son "practicantes" de la Palabra de Dios, la cual es su voluntad, y el poder de Dios manifestado para salvacion de la humanidad.

Hablar de ecumenismos, como por ahi insinuan algunos romanistas, es en estos tiempos al menos, es un sueño, irrealizable, imposible; el debate entre las verdades escriturales de Dios, y las tradiciones y dogmas, es largo, improductivo y complicado, ademas que las metodologias para las cosas de dios, son polos opuestos entre romanistas y cristianos.

Ademas de sembrar el odio religioso entre las gentes, las alejan cada vez mas del amor de Dios, y de Su voluntad de que todos sean salvos por la Sangre de Cristo, en un solo bautismo, una misma Palabra, una sola iglesia.

Sin embargo, vemos complacidos de que hay un acercamiento del pueblo catolico romano hacia la Biblia; aunque con matices negativos, para intentar refrendar y dar soporte a sus dogmas equivocados.

Pero en el plano positivo, para millones de catolicos, es como un sincero acercamiento hacia los verdaderos asuntos de Dios, y en este fenomeno, se siente la presencia y direccion del Espiritu Santo; lo cual confirma, de que los ultimos tiempos, ya empezaron a vivirse; porque Cristo quiere un cuerpo unido por sus partes, solido, monolitico, sin asperezas ni arrugas.

El no podria ser la cabeza de cristianos enfrentados, disputandose y odiandose, y en donde el dogmatismo y el fanatismo sean el combustible de sus marcados denominacionalismos y tradicionalismos.

El no podria estar ahi, en medio de dos o mas reunidos, aun en su nombre; si en el corazon y la mente de estos, anida el odio religioso, la envidia, la calumnia, la mentira, y la maldad.

Porque Dios no puede habitar donde vive la concupiscencia. Nuestro Dios y Señor es santo, y desea una iglesia santa y sin arrugas, unida solidamente por la Palabra de Dios y dirigida exclusivamente por la presencia del Espiritu Santo.

Cristo viene algun dia no esperado por el mundo a llevar a su iglesia, y muchos se quedaran fuera de aquel trascendente rapto cristiano.

Por la tibieza de sus corazones y conductas, por estar aferrados a doctrinas de hombres, a tradiciones y dogmas idolatras y paganos; asirse a vanas especulaciones e incertidumbres racionalistas, y por desatender su optimizacion espiritual en el Espiritu Santo.

Para la gran mayoría del mundo romanista, ese será el dia de su perdicion, condena, y mar de dolores y llantos; porque habran constatado, que vivieron y porfiaron en el error doctrinal contra la voluntad de Dios, por seguir voluntades de hombres corruptos.

El Señor nos bendiga