SAMARITANOS SIN RELIGIOSIDAD

El legalismo es una condicion humana, que al igual que el ritualismo, constituyen dos caracteristicas marcadas y negativas en la caracterizacion de las religiones del mundo.

Los judios por ejemplo, son extremadamente legalistas, al extremo de hacer una figura juridica del concepto espiritual de la verdad de Dios.

Figura que tiene autoria no en la mentalidad de Dios precisamente, sino en el hombre; quien hace uso arbitrario de su entendimiento e interpretacion de la palabra, pero en una visualizacion de la legalidad humana, cargada de escrupulos, prejuicios, juicios, acepciones, y censuras.

El pasaje biblico de la parabola del buen Samaritano, nos enseña a hacer bien sin mirar a quien lo hacemos. En una actitud del bien por el bien mismo. Veamos:

29 "Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 El dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo" (Lc 10:29-37).

Esta compostura de hacer el bien lleva implicita ciertos elementos que los observamos en el caracter del Samaritano probo, como son:

1. La condicion, oficio o creencia de la persona: En este caso, se trataba de un religioso y de un levita que pasaron de largo sin inmutarse del agraviado; sin embargo, la experiencia demuestra que no necesariamente se necesita ser cristiano para hacer obras de bien al projimo; lo importante es su condicion espiritual frente a Dios, y en el marco de la eficiencia de sus creencias espirituales.

2. La compasion o misericordia: El sentimiento de compasion, la percepcion de una realidad que indica desventura, y la sensibilidad humana para empatizar tal situacion, es solamente propia de las personas que llevan la presencia de Dios en sus vidas, sin ser necesariamente cristianas o religiosas, pero si justos delante de Dios.

3. El concepto de ayuda al projimo: Para el mundo cristiano, la regla de oro que Dios norma es "amaras a tu projimo como a ti mismo". Para el que no es cristiano, el concepto del valor moral, de la etica; será la norma de su vida, el molde de su conducta; claro esta, siempre que esta persona sea proba, integra, y justa.

El concepto de projimo es el ser humano en semejanza, el humano que respira, siente, piensa, actua, con la misma anatomia y fisiologia que nosotros, ese es nuestro projimo. El alma viviente creada por Dios.

4. El concepto de las obras de bien: Hay religiones las cuales, una de las caracteristicas de su proceso de salvacion o de armonia espiritual, esta basado en las obras de bien. Sobre la base de una vida transparente, que les identifica con el recto proceder manifestado en la cooperacion, la solidaridad y la caridad social. Conducta o acto que suponen que su deidad sabra apreciar y premiar; pero tambien es el caso, de gentes que obran por hacer el bien desinteresadamente.

Este planteamiento nos lleva a pensar, de que en el obrar de buena actitud, o sea, en las sanas conductas, no tienen que estar implicitamente relacionadas al aspecto religioso; o sea, no por el legalismo ni el ritualismo religioso.

El mundo se mueve en la ambivalencia del bien y del mal; son los dos polos extremos que inclinan la balanza de las conductas en la vida. La mitologia, las leyendas, la magia, la religion, se mueven en ese marco definido de lo bueno y de lo malo.

Identificando a las gentes como buenas o malas, acertados o equivocados, malvados o bondadosos. La dualidad de la vida es esa, y en todas las acciones humanas existe lo positivo y lo negativo; independientemente de la cosa religiosa. Asi existe la gloria de dios, y el castigo eterno para los impios.

Los defectos y las virtudes se polarizan en esos dos sectores que hacen y definen la vida en sanidad o en enfermedad espiritual, mental, y animica.

La vida y el mundo tienen varias leyes; leyes del espacio sideral, leyes del universo, leyes de la naturaleza, leyes humanas y sociales, leyes Divinas o de Dios.

La ley de la vida tiene un efecto de reciprocidad, todo lo que sembrares haz de cosechar, en los mismos terminos mas o menos. El que a hierro mata a hierro muere. Hecha la ley, hecha la trampa. Dime con quien andas y te dire quien eres. Ojo por ojo, diente por diente. A rio revuelto, ganancia de pescadores.

Muchos de estos aforismos costumbristas pero validos en la experiencia humana, reflejan esa ley de la reciprocidad. Son la verdad reflejada en la experiencia de la vida social.

Asi, hay otras ley de la accion y la reaccion, en la vida humana. Como todo lo que se gana con esfuerzo, con el mismo esfuerzo se pierde. Somos lo que comemos y bebemos. De tal palo, tal astilla. Al que madruga, Dios lo ayuda. Guerra avisada, no mata gente. No he visto justo de Dios desamparado.

Concluyendo estas reflexiones, ciertamente, por Cristo los cristianos somos salvos, y coherederos de la gracia de Dios.

Pero en terminos de hacer el bien al projimo, esta es una ley cristiana; pero en muchos humanos que no son religiosos tampoco, la verdad de Dios se hace experiencia de vida, muchas veces sin haberlo conocido por la palabra; sino que Dios se manifiesta en su amor y voluntad, haciendo testimonio suyo en esas vidas.

Lo cual implica, que para aquellos que andando en los caminos de Dios, no conocieron a Dios por conocimiento humano, sino por revelacion del Espiritu Santo, y que no haciendo acepcion de personas, siembra semillas de probidad en los humanos justos.

El Dios Vivo es maravilloso, su justicia es para siempre, su voluntad es el crisol de fuego de prueba de las voluntades humanas. Jesus, cordero sin mancha. Jesus eternidad de amor y santidad. Jesus, su Espiritu vive en sus hijos, no por legalidad, sino por confesion de fe y por justicia de actos en el.

El Señor nos bendiga