FORMANDO Y CORRIGIENDO A LOS HIJOS

Las generaciones actuales modernas en todo, ya no tienen la misma claridad espiritual y moral que las forjadas 30 o 40 años atras.

Los maestros o educadores, bajaron su nivel de calidad de enseñanza espiritual y moral, aunque sus metodologías para adquirir conocimiento son más modernas, eso no cabe duda, pero tampoco hace más eficaz la educación. Porque la tecnología instrumenta la materializacion y las comodidades de la vida, pero no da eficiencia a la vida espiritual y moral.

Los hogares y las escuelas, ya no tienen los basamentos doctrinales de antes, y menos basados en la biblia; han adoptado el modernismo de la filosofía de la tecnología, los nuevos patrones culturales imperantes, que son más nocivos que edificantes.

Sera bueno ajustar con vara, y castigo físico a los hijos?, los trastornará si son castigados a la antigua? Serán más malandrines aplicándoles la biblia en su formación?

La vara, es la unidad de medida, y en este caso concreto se refiere a las REGLAS, que son la medida o referencia para caminar en la vida recta y probamente. En cada familia existen reglas, politicas, costumbres, ordenes, patrones culturales, que estan aceptados y practicados por esa familia.

La regla implica orden y organizacion en las conductas humanas, y las conductas tienen como antecedente las ideas rectas y los sentimientos tambien rectos, conforme a esas reglas estipuladas, y conforme a la naturaleza y cultura humana de cada ser.

Las reglas implican o derivan ademas, cierto CONTROL o seguimiento de ellas, o sea, DISCIPLINA; el establecimiento de ciertos mecanismos para que se hagan efectivas las reglas, y sea garantizado su cumplimiento. De manera que el entorno familiar, no se vea afectado o lesionado de forma alguna.

Disciplina es la actitud de fidelidad de cumplimiento, de compromiso, de responsabilidad. Lo cual demanda ademas, la presencia de alguien que haga cumplir las reglas, que las enseñe, que predique el ejemplo; y de alguien que tenga que cumplirlas, y que sea reconocido cuando las cumple exitosamente, o sancionado cuando las incumple.

En el caso del incumplimiento o falta a las reglas, este hecho que significa riesgo e inseguridad contra el establecimiento de un orden y de una paz familiar, debe ser CORREGIDO, ENMENDADO, CON EFICACIA, para que no sea repetido.

Y para que de ello no se haga violacion a la libertad, y se convierta en permivisividad y abuso, libertinaje, y finalmente caos en el hogar.

Ahora bien, este mecanismo de realimentacion (para estar a tono con la mediocre e irreal teoria de la sicologia moderna), tiene sus instancias, que van desde la prevision de la falta hasta la correcion de la falta.

Dios disciplina y corrige porque ama a sus hijos, ese es el principio de la enmienda de conductas, el otro principio es que Dios desea nuestra redencion, nuestra madurez, nuestra perfeccion en la vida, para que alcanzemos la salvacion eterna a su lado.

Los padres, tenemos el deber, de amar entrañablemente a los hijos, pero tambien de educarlos efizamente. Desde bebes, a los hijos hay que educarles el oido en la oracion, la alabanza, y la adoracion a nuestro Dios. Incluso, muchos, ya desde el vientre dedican sus hijos a Dios.

Pero vamos al grano, debemos golpear a nuestros hijos para que enmienden? Bueno, depende a lo que usted llame golpe fisico; ello puede entenderse desde darle una palmada en el trasero, un latigazo por las piernas, una bofetada, un jalon de orejas, jalon de cabellos,hasta agarrarlo a puntapies y puños.

Una cosa es abuso fisico, y otra cosa es corregir con inteligencia y pedagogia; cuando corregimos, debemos evitar estar furiosos, si hay reprimenda fisica, esta no deberia ser con los ojos inyectados de furia, con palabrotas disonantes, y el higado reventando.

Y mucho menos causar daño fisico, la impotencia del hijo de verse reprendido fisicamente, lo hace sentirse violentado, quebrar su seguridad y sus derechos. Por tanto hay que saber medir la mano, y tener una justificacion de mucho peso.

Tampoco creo, que un jalon de orejas, o un latigazo en las piernas, va a traumatizar al hijo, esas son tonterias de los sicologos y padres modernistas que no saben criar a sus hijos en urbanidad, civismo, valores morales, y valores espirituales.

El enojo, que es normal, hay que guardarlo; y hablar con energia, mando, y control, cuando se reprende. Tratando de educar al hijo. Nunca sancione con ira.

El maltrato fisico a los hijos NO ES SALUDABLE, maltrata el alma, y deja grandes secuelas en la mente y la personalidad. Convierte a los hijos en maridos o padres y madres golpeadores mas tarde.

Las medidas preventivas y coercitivas son los mejores mecanismos para intentar ENDEREZAR la conducta de los hijos. Como? Quitandoles, o restringiendoles aquellas cosas, beneficios, satisfacciones, o placeres GANADOS, y que mas les agrada, por supuesto, sin VIOLAR SUS DERECHOS. A cambio de que enmienden su conducta.

Ellos tienen que aprender que las cosas, derechos, y los bienes en la vida se adquieren con esfuerzo y buenas artes. Y si quieren conservarlas, pues deben conducirse sobriamente para no perderlas.

Porque NO SON DE SU PROPIEDAD, son puestas a su servicio, cuidado, comando, y responsabilidad, pero pueden sufrir restricciones temporales.

Si la conducta del hijo no enmienda, y cae en reiteradas violaciones, lo mejor sera buscar consejeros profesionales, para hallar las causas, que tambien pueden estar en los mismos padres o el entorno. Y por supuesto ORANDO Y AYUNANDO, que con esas armas, se consiguen grandes triunfos.

La biblia hay que barnizarla en la vida de los hijos, saturar con ella sus poros, y en la vida del hogar también, para que los estándares de vida moral y espiritual tengan un eco positivo en el entorno social. Aunque, para el mundo, eso ya es muy tarde, los tiempos de perdición, tienen que cumplirse también bíblicamente, para que el Señor vuelva algun dia a llevar a su pueblo.

El Señor nos bendiga