EL ESPIRITU SANTO

La vida de los creyentes no es una vida de facilidades y deleites en las cosas del mundo; es una vida de sacrificios, de restricciones, de pruebas, de fortaleza, de perseverar, de esperar, de orar, de batallas y de triunfos tambien para la gloria de Cristo.

Muchos cristianos saben y estan informados por la palabra de Dios, acerca de la existencia del Espiritu Santo, y por su FE incuestionable en el credo cristiano.

Sin embargo, un grande numero de ellos, verdaderamente no conocen de lo que es caminar en el Espiritu, no conocen de ser bautizados en el Espiritu, no han experimentado de la llenura del Espiritu, no saben del quebranto del alma ante su presencia maravillosa.

Por qué? Esencialmente, porque sus denominaciones dictan las reglas de juego en cuanto a la forma de relacionarse con Cristo, dictan las normas en cuanto a qué creer y qué no creer. Y para esas denominaciones el sentir emocion es negativo, son cosas de la carne humana, llorar menos, gemir es alucinacion, quebranto es carnalidad.

Muchos de los dones del Espiritu son negados, y la busqueda y practica del Fruto es una cuestion mas bien para ellos de VALORES MORALES, que de la gracia de Dios. Estas denominaciones han perdido el tesoro mas preciado que despues de Jesus, Dios ha dado a la humanidad, la presencia del Espiritu Santo en sus vidas.

En la poderosa Palabra de Dios, en (1 Jn 5: 6-8) encontramos esta bella enseñanza: "Este es Jesucristo que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espiritu es el que da testimonio; porque el Espiritu es la verdad. Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espiritu Santo; y estos tres son uno.Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espiritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan ".

Tremenda doctrina de verdad, de poder, de amor, de sacrificio y de regeneración a nueva vida la que nos indican estos versos trinitarios.

Por qué de agua y de sangre?, porque Jesús se bautizo en agua, ya adulto, en ejercicio de su razón, y consciente de su decision, no fue bautizado de infante ni por imposición o voluntad de otros. Aunque siendo bautizo de arrepentimiento para los hombres, en Jesus abria la practica de una conmemoracion testimonial de muerte al pecado y renacimiento a nueva vida en su muerte y resureccion posterior.

Y de sangre porque Jesus murió en la cruz para salvarnos, nosotros no somos salvos por nadie y por nada que no sean Jesús y su sangre preciosa y redentora; ésta FE declarada se deriva en las ordenanzas cristianas del Bautismo y la Cena del Señor, que los cristianos practicamos en testimonio y conmemoración de Jesús.

Por qué del Espiritu? Del Espíritu porque es el Santo Espiritu de Dios que nos toca al arrepentimiento, nos apertura al entendimiento espiritual de que Jesús es Dios, que en él habita todo el poder y la gloria de Dios, y de que solo en él somos salvos; El tiene un rol especial en el pacto de la gracia, el dirige la vida del creyente, le provee dones y fruto para perseverar en su salvacion.

En ésta figura revelatoria biblica no quiere decir que exista una suerte de graduación o categorías entre el Padre, el Hijo, y el Espiritu Santo; no, porque en esta configuracion existe una unidad de esencia divina consustancial y de manifestacion del amor, del poder, de la misericordia y de la sabiduria de Dios.

Dios es espiritu, esencia misma de Dios, es poder y uncion divina, es amor. Vease (Jn 14:29;1 Tes 4:8;Lc 4:18;Heb 2:4). Este es el Espiritu de Dios, de Jehova, del Padre, de Jesus, del Señor.

El Espiritu es visto tambien como creador, protector, guia, salvador, juzgador; como Espiritu de verdad, de vida, de fe, de amor, de poder, de sabiduria, de gracia, de gloria.

El Espiritu enseña, testifica, conduce, entiende, habla, anuncia, bendice, siente, se contrista, se entristece, otorga, redarguye, exhorta, consuela.

Manifestado como paloma, con sus dones, con su fruto, a traves de los ministerios de la iglesia y de los santos de Dios.

Dios ha querido expresarse en esa triunidad de Padre, Hijo, y Espiritu santo; que ha sido manifestada a traves de los tiempos de la historia de la humanidad; y en la cual el Espiritu tiene funciones y propósitos diversificados pero complementarios a la vez, con personalidad y atributos propios en cada caso.

Dios es indivisible, una misma y unívoca esencia divina espiritual de todo amor que se manifiesta para sus propósitos que atañen sólo a su Majestad, Omnimidad, y de acuerdo a ciertos roles o funciones que él ha manifestado de su Voluntad a través de sus teofanias.

Misterio al cual el hombre no tiene acceso en la dimensión de la sabiduria de Dios. Porque las cosas de Dios, siendo espirituales, se perciben y se entienden por el espiritu del hombre.

El Espiritu Santo ES DIOS MISMO actuando en nuestras vidas cuando se lo permitimos. Se le conoce también como el Espiritu del Padre, el Espiritu de Jesús, el Espiritu de Jehová, el Espiritu del Señor. Este es el Espiritu de verdad, de vida, de gracia, de fe, de amor, de poder, de sabiduria, de gloria.

La personalidad divina del Espiritu Santo es manifestada desde la creacion, (Gn 1:2) "..y el Espiritu de Dios se movia sobre la faz de las aguas".

En el libro de (Hch 1:5-8) dice "........mas vosotros sereis bautizados con el Espiritu Santo dentro de no muchos dias...........pero recibireis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espiritu Santo".

El Espiritu Santo tiene los atributos divinos de Dios, ademas configura una personalidad divina propia de su naturaleza divina; como que piensa, conoce, se expresa, decide y siente.

Desarrolla muchas tareas, como enseñar, conducir, testimoniar, revelar, convencer, otorgar gracia, motivar, aconsejar, confortar, sanar, iluminar, inspirar, fortalecer.

Por obra del Espiritu Santo los individuos pueden identificar el pecado, arrepentirse, y aceptar a Jesús como salvador personal; el actua en la regeneracion espiritual de la persona que acepta, confiesa y testimonia a Jesús.

Por otro lado, el bautismo del Espiritu Santo es el ungimiento especial de gracia, el barnizado de los dones que El derrama sobre los hijos de Dios; dones o regalos del Espiritu que son indispensables para que la nueva criatura en Jesucristo pueda alcanzar la madurez necesaria, en el servicio a la obra de Dios.

En (1Cor 12:11) " Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu repartiendo a cada uno en particular como el quiere".

Luego en el versiculo 7, vemos: " Pero a cada uno le es dada la manifestacion del Espiritu para provecho".

Recordemos ademas lo que nos dice en (1Cor 13:1) "Si yo hablase lenguas humanas y angelicas, Y NO TENGO AMOR, vengo a ser como metal que resuena, o cimbalo que retine".

Esta figura biblica nos enseña que en ese gran abanico de diversos dones, hay preeminencia en recibir el AMOR como base para el ejercicio de cualquier otro regalo que recibieramos del Espiritu Santo.

Sin el amor realmente nada somos, somos de Jesus por amor; el amor es comienzo y final de todas las cosas creadas por Dios, si tenemos AMOR en el corazon, tendremos humildad y compasion tambien, y desde luego FE, y antonces CARIDAD SOCIAL en nuestros actos.

Entonces el amor al prójimo fluirá como rios de agua viva, porque viene del Espiritu Santo. Somos vasijas de Dios para la sed del mundo. Embajadores de Cristo para el entorno social.

Y todo don que recibamos del Espiritu Santo se hará manifiesto en la santidad y la perseverancia de Cristo en nuestras vidas, cumpliendo la función para lo que fue otorgado el don.

Añadiremos también que el Espiritu Santo trabaja a traves de dos grandes caminos o realizaciones de poder en la vida de los creyentes santos:

1. Los Dones del Espiritu Santo
2. El Fruto del Espiritu Santo

Que corresponden a la provisión divina o sobrenatural que Dios provee a sus hijos. Ese es el equipamiento de aquellas herramientas imprescindibles para la edificacion espiritual del creyente, para el crecimiento de los ministerios eclesiales, y para el desarrollo del cuerpo de Cristo, de su iglesia.

Ya hemos señalado que el bautizo en el Espiritu es la unción necesaria y especial a los hijos de Dios, a traves de los dones y para la administracion de ellos.

Sin esta unción especial no habrá poder de discipular y ministrar la Palabra de Dios a los que la necesitan. Esta uncion viene a continuacion del arrepentimiento genuino, al aceptar en nuestras vidas a Cristo; el Espiritu provee esa uncion o primer don de vida que es el AMOR de projimo, y sin el cual, no habria entendimiento para la doctrina cristiana tampoco.

Esa es la razon de las discrepancias doctrinales, porque al no haber presencia del Espiritu para iluminar al creyente, ye inspiracion para recibir las revelaciones; entonces menos podra existir UNIDAD DE ESPIRITU de fe Y CONOCIMIENTO sincronico de la unidad escritural.

Esa uncion es la antesala para encaminarse a la ansiada llenura del Espiritu; asi observamos que en los caminos de Dios hay secuencias de un largo proceso de maduracion y excelencia de vida testimonial del creyente.

Diremos entonces que el ser lleno del Espiritu significa la llenura, la completitud de la presencia de Dios en nosotros, es actuar con mente cristiana y cristocentrica, pero a traves de una vida espiritualmente madura, de un autentico caracter cristiano.

Una persona llena del Espiritu es aquella persona que en todos los actos de su vida testimonia del Fruto del Espiritu, demuestra que posee dones; bendiciones que hacen a su vida virtuosa y diferente de otra persona que no anda en los caminos de Dios. Su vida brilla y sazona el entorno social, destaca con luz propia, porque tiene estatura espiritual suficiente para ser visto aun por sus enemigos.

La llenura no es sentir la presencia del Espiritu momentaneamente, intermitentemente; la llenura es la accion permanente y demostrable del Espiritu en la vida del cristiano, a traves de un testimonoio de autentico caracter cristiano, de madurez espiritual continua y de desarrollo.

Y no nos engañemos, sin presencia de Dones, sin llenura del Fruto del Espiritu; obviamente, no hay presencia, ni TRABAJO del Espiritu en la persona del creyente; seremos como pozos sin agua, vasijas rajadas, o alhajas opacas, voces sin canto, musica sin acordes ni armonia.

Seremos siendo hasta el final, los elocuentes, dramaticos, y liricos intelectuales de la palabra de Dios.

Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame y seré más blanco que la nieve, bendito sea nuestro Señor que nos envió su Santo Espiritu para guiarnos por caminos de amor y de salvación en Jesús.

El Señor nos bendiga