LA LEJANA EDAD

Llegar a la ancianidad no es peor, ni mejor tampoco, simplemente es una etapa diferente en la vida humana, aunque muy especial. Es la edad de la disminucion de las capacidades, es la edad tambien de la sabiduria, del reposo, de la lentitud, y del sosiego, la edad en que se acentúan las enfermedades; la edad en que se tiene todo el tiempo y el espacio de la existencia para observar y contemplar la vida desde cualquier ángulo, el tiempo en que cada dia, es un dia más cercano a Dios.

Para muchos ancianos es el tiempo de los recuerdos, pero para muchos hijos es el tiempo de las cargas familiares, de las enfermedades que atender, tal vez para algunos los ancianos son considerados inutiles, un peso inoportuno, una inconveniencia mas que atender.

Pero para los nietos, los abuelos son la gran diferencia con los padres; porque ellos no viven a prisa, ellos si tienen tiempo para charlar, el tiempo necesario para detener la vida y tragar una profunda bocanada de aire fresco; tienen tiempo para saber escuchar, para acompañar, para dar cariño, para engreir, para comprender, para dar aliento y soporte, para aconsejar con sabiduria, para dar amor incondicional.

Las canas son la edad del tiempo, y aunque a esta edad de la vida, se debieran recibir todos los honores, por lo menos los del buen trato y de los buenos modales, del respeto, los reconocimientos, y las preferencias, ello no suele ser asi. Los ancianos son vistos con indiferencia e indolencia a veces.

Porque el anciano suele ser tratado como un estorbo, porque ya no tiene que dar de si, en términos de servicio para muchos, mas bien originan gastos e incomodidades. No es culpa de ellos tener que arrastrar los pies, o su incontinencia, o andar encorvado, o perder la dentadura, o tener la piel arrugada.

Es el proceso del entropismo o desgaste de la vida, el tiempo de la decrepitud, de la selenidad, a la cual la vanidad de la hermosura no desea comprar pasaje, ni atender contemplaciones. "La gloria de los jovenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez " (Pr 20:29).

Muchos ancianos dependientes, pero aun lucidos no son consultados en decisiones que atannen a sus personas; como trasladarlos, o acerca de su salud, abrigo, comodidades, preferencias, alimentacion, recreacion.

Hoy en dia no solo hay abuso fisico y mental de ninnos, tambien lo hay con los ancianos. Esta sociedad tiene de todo y para todos, como para que las injusticias sean para todos. Pero hay veteranos que tambien hacen sus novedades, asi las noticias informan de cuando en vez, del casamiento de algunos ancianos muy mayores.

La Biblia registra el hecho de que Abraham fue padre a los 86 años, Isaac a los 100 años, Sara a los 90. Noé a los 500 años engendro a Sem, Cam, Jafet; habiendo muerto Noé a los 950 años. Dice tambien la biblia que Adan fue padre a de Set a los 130 años, y que murio a los 930 años.

Los tiempos han cambiado extremadamente, la calidad de vida, la clase de alimentacion, el medio ambiente y su polucion, las actividades y sus angustias, las tensiones. La tecnologia del hombre ha ayudado mucho a su comodidad, pero tambien lo ha perjudicado, porque este no suele darle buen uso como se esperaria.

La ancianidad es un campo hacia el cual la actividad cristiana podria dedicar mas interes; muchas personas ancianas estarian gustosas de trabajar de alguna manera para la obra de Dios, ganando almas para Cristo.

Las iglesias pueden planear e implementar programas dirigidos a la participacion de ancianos en la alabanza, en testimonios, educacion cristiana, ministerio musical, diaconado. "Delante de las canas te levantaras, y honraras el rostro del anciano, y de tu Dios tendras temor. Yo Jehova " (Lv 19:32).

Conversaba con un hermano de 69 años, relativamente veterano, ya retirado; el es un guitarrista en el ministerio musical de su iglesia. Me decia que el Señor habia levantado a su hijo de 30 años, despues de 4 operaciones a la columna; decia que el tocar para Dios era la vida misma, esa actividad lo tenia gozoso y con la esperanza de entregar sus ultimos años al servicio de Dios. Parte de su vida habia tocado jazz instrumental para el mundo, en bares y restaurantes; pero dice, nunca como ahora siento la alabanza en el Espiritu de Dios, parece que las cuerdas se van a romper, pero cosa extraña, al año solo cambia dos o tres cuerdas de su guitarra.

Otra hermana, de unos 65 años, desde hace 5 años es la encargada de colocar y retirar las biblias y los himnarios del espaldar de las bancas de su iglesia, ella tiene un cancer, y con pocas probabilidades; penso al comienzo y le preguntaba al Señor, por que de ese modo, tenia que llevarsela. Ella vive sola en una casa de ancianos, y recibe su pension de retirada; sus dos hijos ya casados viven en otros lugares, y la visitan ocasionalmente; pero ella ha consagrado al Señor su ultimo tiempo, y sabe que morira cerca a su familia espiritual.

Como dijo Jesus, (Mt12:48-50)"...Quien es mi madre, y quienes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discipulos, dijo: he aqui mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que esta en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre ".

En la epoca de Jesus la vida citadina y de pueblo, estaba impregnada de un fuerte acento familiar, y la religion revestia todas las relaciones sociales. Por ejemplo, detras de la puerta principal en las ciudades se ubicaba un sombreado retiro en donde se sentaban los ancianos para conversar de los asuntos publicos o de las noticias del dia, o quiza transar algun negocio.

Esto recuerda a las plazuelas de muchas ciudades, en que los veteranos y las gentes salian a pasear y a conversar al atardecer, y se sentaban en las bancas de estas plazuelas.

Los hogares judios eran muy singulares, se mantenia una oracion privada por la mañana y por la tarde, ello santificaba la vida diaria, y la dedicacion a Dios impregnaba el ambiente familiar de piedad. Antes de las comidas se oraba, y despues la accion de gracias.

En cuanto a la relacion entre padres e hijos, el quebrantamiento al quinto mandamiento honra a tu padre y a tu madre, era severamente denunciado; especialmente era notorio el cuidado y el aguante para soportar los inconvenientes y las pruebas que originaban la ancianidad y la debilidad de los padres.

La ancianidad siempre sera vista como un sinonimo de respeto, justicia, sabiduria, y misericordia. La edad avanzada demanda respeto, contemplacion, no solo por la incapacidad o limitaciones propias de la edad; sino por su experiencia en la vida, porque es una vida ya gastada por el tiempo y el mundo, y con muchas pruebas en su registro.

La experiencia del anciano da a traves de sus opiniones un balance, una equidad, una paridad en su vision de la vida, que muchos consejeros ya quisieran tener para si. Ese mismo equilibrio se debe tener presente para comprenderlos y apreciarlos en el trato que se les da.

La sabiduria de un anciano es propia de su sensatez y sosiego, y de lo que acumulo en su largo trajin; y mas aun, cuando este anciano es cristiano, sus canas estaran barnizadas por cada versiculo que aprendio de la Palabra de Dios.

Prudente sera aquel hombre que escucha consejo de anciano, porque la experiencia sera el alimento de su docilidad; y el exito, el camino de sus pasos. " Jehova el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertara mañana tras mañana, despertara mi oido para que oiga como los sabios " (Is 50:4).

El anciano es una gran oportunidad para practicar el amor al projimo y la misericordia, y no tiene que ser necesariamente nuestro pariente, padre o abuelo; en los hospicios, casas de retiro, hospitales, aun en las calles, en los mercados; podemos evangelizar, ayudar a que estas personas de edad se salven y puedan tambien recibir caridad social de nuestras iglesias.

"Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia"
(Pr 16:31).

La ancianidad es el ocaso de la vida, pero tambien es el tiempo agradable mas cercano a la vida eterna, es la primavera de los recuerdos, el verano de las esperanzas; porque el anciano cristiano sabe que su muerte es la puerta a la presencia con Cristo Jesus; y nadie lo va a detener para ese encuentro maravilloso con su salvador.

Quien tenga ancianos en su casa, ayudelo a acercarse al Señor, colabore en darle el gozo de alabar a su creador. Amelo, respete sus canas, no tome en cuenta sus desatinos, porque cuando ya no este presente fisicamente, quiza se diga usted, por que no lo ayude?, tan bueno que era.

"Honra a tu padre y a tu madre, para que tus dias se alarguen en la tierra que Jehova tu Dios te da" (Ex 20:12)."