"Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibireis"

CREDO CONFESIONAL DEL FORO ADONAI

Las siguientes constituyen la declaración de las verdades fundamentales que nuestro ministerio acepta y testimonia en el desarrollo de las actividades del Foro Adonai.

1. Del Dios Revelado

Yo Soy, Yahveh, Adonai, Jehová es el Dios y el Señor verdadero y eterno; es la entidad divina única y perfecta, espiritual, que habita en las regiones celestiales, más allá del espacio universal.

Dios es eterno, es todo amor, omnipresente, omnisciente, todopoderoso, misericordioso y justo. Revelado y testimoniado como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo; en tiempos y etapas diferentes, a través de la Historia de la humanidad y del universo (Jn 1:1; Hch 17:28; Gn 1:2, 17:1; 1Cor 1:3; Ap 1:8; Hb 2:17; 1Jn 5:7-8; Is 43:10-11; Mt 28:19; 1Tim 6:15-16).

2. De las Sagradas Escrituras

La Biblia, es la palabra inspirada y el poder de Dios, revelado al hombre a través de los tiempos de la humanidad, como instrumento de la voluntad de Dios para salvar a la humanidad (2Tim 3;15-17, 1Tes 2:13; 2Pe 1:21).

3. Del Hombre

El hombre fue creado por amor, en condición de bueno, justo, a imagen espiritual y semejanza de santidad de Dios, y con un poderoso instrumento que es el libre albedrío; sin embargo, el hombre pecó por desobediencia a Dios, dando origen a la perversión de su naturaleza que se hizo extensiva a la humanidad, y cayendo de la gracia de Dios (Gn 1:26, 31, 3:17; Ro 5:12-21, 1:28-31, 3:9-18; 1Co 15:21; Is 5:20).

4. De la Salvación

Jesucristo es la perfecta revelación de Dios, o sea, de si mismo; su vida es testimonio de santidad y de poder, su sacrificio y derramamiento de su sangre le hace propicio, expía, reconcilia, redime, regenera y salva al hombre.

La salvación es una gracia que procede de Dios, de voluntad propia y de amor divino. La salvación está al alcance del hombre por medio de su arrepentimiento y la FE declarada y practicada en Jesús, y por obra del Espíritu Santo que actúa en la conversión del hombre. Asi mismo, por el acto de FE en Jesús, recibimos su perdon de nuestro pecado original y de todos nuestros pecados cometidos hasta ese momento.

El Espíritu Santo actúa sensibilizando al hombre, para que autoreconozca su caido estado espiritual de la gracia de Dios, y conduce al hombre hacia el arrepentimiento, dolor de corazón, propósito de enmienda, y perseverancia en la palabra de Dios.

El Espíritu Santo trabaja en el hombre edificándolo y enseñándole el camino de la verdad en Jesús, a fin de que este persevere en su FE y en su FRUTO, para que alcance presencia en el reino de Dios con Jesucristo eternamente (Ti 2:11; Ro 10:13-15, 8:15-16, 2:7; Lc 3:6; Ef 1:7; Hb 9:22; Is 53:1-10; 2Co 2:15-16; Fil 3:20-21; Jn 3:18-21; Stg 1:22-25).

5. De las Ordenanzas

Las Sagradas Escrituras establecen dos ordenanzas; la del bautismo en agua por inmersión, en que toda persona salva en Jesucristo debe bautizarse por decisión propia, como testimonio al mundo de haber muerto y vuelto a nacer en Jesucristo (Mt 28:19; Mr 16:16; Hch 10:47; Ro 6:3-5; Col 2:12).

La otra ordenanza es la Cena del Señor, que consiste en tomar el pan y el fruto de la vid o vino, como símbolo de nuestra participación en la naturaleza espiritual de Jesucristo; como anuncio de su segunda venida, y como conmemoración de su sacrificio en la cruz (2Pe 1:14; 1Co 11:26; Lc 22:19; Ti 2:13; Jn 6:53-58).

6. De la Santificación

La santidad significa apartarse de las cosas y de la vida mundana para entregarse a los caminos de Dios, porque sin la santidad, nadie verá al Señor.

La santificación es un proceso en el cual el Espíritu Santo desempeña un rol vital en la edificación del caracter y la madurez del hombre, al proveerle sus Dones y su Fruto a fin de que le permitan una modificación de actitudes, y una solidez de plenitud cristocéntrica (Hb 12:10,14; 1Pe 1:15-16; Tes 5:23-24; 1Jn 2:6; Col 1:28; 2Co 3:18; Ro 8:13; Ef 4:11-12; Ga 5:22).

7. De la Iglesia

La iglesia es el cuerpo de Cristo, cuya tarea principal es cumplir la gran comisión. Todos los cristianos nacidos del Espíritu Santo constituyen la congregación local.

El Espíritu Santo actúa en la iglesia revistiendo de Dones a los creyentes; guiándoles, cambiándoles, y haciéndoles imagen espiritual y semejantes en santidad a Cristo, quien es la cabeza y la piedra angular de su iglesia.

La iglesia cristiana tiene por misión proclamar el evangelio al mundo; actuar como modificadora de su entorno social para Cristo; formar una congregación robusta y sana espiritualmente para adorar a Dios, perfeccionar a los santos y motivarlos a hacer de la palabra de Dios un estilo de vida personal (Ef 1:22-23, 2:20-22, 4:8,11,12,17; Hb 12:23; 1Co 3:9-17,12:13, 6:19, 12:28; Col 1:2:19, 18:19; 1Pe 2:4-5; 2Co 3:18; Mt 28:19-20).

8. Del Arrebatamiento

Es la esperanza inminente y bienaventurada de la iglesia de Cristo, acerca de la resurección de los que han muerto en Jesucristo junto con los que estén vivos para recibir al Señor en los aires, y ser arrebatados en las nubes (1Tes 4:16-17; Ro 8:23; Ti 2:13; 1Co 15:51-52; Ap 3:10).

9. Del Milenio

Además del rapto de los santos, este reino milenial incluye el regreso visible de Cristo con sus santos para reinar sobre la tierra por mil años; "todo ojo le verá y todas las naciones de la tierra lo lamentarán".

Este reino milenial traerá la salvación de Israel como nación, y el establecimiento de una paz mundial bajo la autoridad y dominio de Dios (Zc 14:5; Mt 24:27-30; Ap 1:7, 19:11-14, 20:1-6; Ez 37:21-22; Sof 3:19-20; Ro 11:26-27; Is 11:6-9; Sal 72:3-8; Mi 4:3-4).

10. Del Juicio Final

Creemos que habrá un juicio final en el cual los muertos en pecado serán resucitados y juzgados según sus obras. Todo aquel cuyo nombre no esté en el libro de la vida; será consignado en eterno castigo en el lago que arde con fuego y azufre que es la muerte segunda; junto con el diablo y sus ángeles, la bestia y el falso profeta (Mt 25:46, Mr 9:43-48; Ap 19:20, 20:11-15, 21:8).

Efectivamente, usted ya sabe ahora cuales son las bases confesionales de nuestro ministerio, acompáñenos a hacer la obra de Dios, ganemos muchas almas para la gloria de Cristo.

"Cristo viene pronto, lo aguardamos unidos en santidad"